Una semana de hipocresía

Artículo de opinión, Mara Senra Rivas

20-11-15

Hace no mucho leí en un libro sobre memoria histórica algo así como para no repetir los errores del pasado es necesario conocer el pasado, pero me he topado de bruces con una sociedad que parece haber olvidado los últimos años más recientes de la historia o que simplemente no se ha molestado en conocer ni cuando éstos fueron su presente. Una generación airadamente despreocupada de lo que no le afecta directamente (salvo encontrarse petróleo de por medio) a la que se le suma el egocentrismo e hipocresía patrocinados por lo que algunos se empeñan en llamar valores occidentales. Imaginen ustedes el cóctel molotov ante el que estamos postrados y todo ello sin ahondar en detalle alguno.

Hoy se cumple una semana de los atentados en París, los atentados más grandes de la historia reciente de Francia y el más sangriento en Europa tras el 11-M en Madrid. Esta semana he sentido tal mezcla de sentimientos y emociones que me cuesta escribir sobre ellos. Me he encontrado más contradictoria conmigo misma que nunca antes y aunque me duela escribirlo, no puedo negar que lo acaecido el 13 de noviembre me llegó más que lo que acontece diariamente en el resto del mundo.

¿Y me debo sentir culpable? ¿No me sentiría más dolida si el atentado hubiese ocurrido en mi ciudad o en la ciudad más próxima? ¿Es hipócrita que la proximidad genere más empatía si cabe, cuando tienes personas queridas cerca? ¿Es hipócrita admitir que quizá si te ha llegado más este suceso que los diarios en Siria, cuando eres una persona que todos los días lee sobre Siria y te muestras también preocupado y rabioso y francamente enajenado por lo que allí sucede? En ese caso seré hipócrita.

Pero déjenme decirles también que hipócrita de manual será aquel que dice darle igual lo que pasa en su país vecino y preocuparle todo el conflicto generado en oriente cuando no había hablado de nada semejante hasta el momento. Déjenme llamarles también estúpidos y farsantes. Porque si lo mío ha sido hipocresía no sé como calificarles a ellos. Por eso mismo, no creo que mis sentimientos encontrados sean hipócritas si no humanos, y como humana erro, y como humana cuanto más cerca tengo algo más cerca lo siento.

De hipócritas déjenme calificar a otros que si saben de lo que hablan y son listos en grado superlativo y pernicioso, no a esa gente que tiene que hablar porque es el tema del día y tiene verborrea y si no abre la boca se envenena con su propia lengua. Hipócrita déjenme llamar al señor Hollande entre tantos otros, al presidente de la nación de la libertad, de la legalidad y la fraternidad, que se ha escudado en la palabra paz para bombardear Raqqa. Al igual que el ISIS se ha escudado en la religión para matar inocentes. Hipocresía es comportarse como el enemigo, como las antípodas de sus bien queridos valores. No vengo yo a traerles la solución de como terminar con un grupo terrorista de tal calibre, ojalá conocer tal desenlace. Vengo a hablar de como mínimo de comportarse de acuerdo a los principios de los que se presume.

Vengo a hablar de que por desgracia este atentado parece haber avisado a los medios y a los políticos y a los moralmente correctos de que esa es la realidad de los refugiados. Querida Europa: los refugiados vienen huyendo de esto, leía hace unos días en una red social, siendo una de las pocas frases sensatas que pude encontrar. Y no me hagan calificar a los que tardaron a penas minutos en culpabilizar a todas esas personas, no me hagan hablar de tales energúmenos porque no tendría palabras para ellos. Qué poco han tardado en culpar al multiculturalismo en Europa, como el señor, ya siendo señor mucho para alguien de su calaña, Garcia Albiol, xenófobo implacable. O qué decir del simpático Donald Trump que entre aplausos decía algo así como si los franceses hubieran tenido armas todo hubiera sido muy diferente. Señor Trump, permítame aclararle que parte de los terroristas eran ciudadanos europeos. De Marine Le Pen ni quiero imaginar nada, debe estar frotándose las manos con ahínco. Y no me hagan ya pensar en el Trío de las Azores, al que como mínimo habría que pedir también responsabilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s