EL FUTURO DEL PERIODISMO

MARA SENRA RIVAS

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas” Decía George Orwell hace ya unas décadas. Y cito al señor Orwell, porque parece que las relaciones públicas y las alabanzas al poder son el padre nuestro de los diarios españoles. No de todos por supuesto, sino ¡qué haría yo queriendo ser periodista!, pero sí de una parte poderosa y significativa. Veo el futuro del periodismo cambiante. Es innegable que necesita unos cambios estructurales, que necesita cambiar el modo en el que muchos están haciendo las cosas. Está claro que muchas se seguirán haciendo mal y que se harán todavía peor si cabe, pero al menos yo no sé que no querré formar parte de ellas. Pero la atmósfera periodística necesita respirar mejor y cuanto menor sea el número de medios intoxicados, las alas más honestas del periodismo se desplegarán de nuevo. Y al fin y al cabo, tanto periodistas como lectores lo único que quieren es esa atmósfera limpia.

Pero por otro lado, está el tema del dinero, siempre el maldito dinero. Y me parece infausto el modo en el que se está tratando a los medios, como una vil empresa, porque todo lo mueve el dinero, y todo el dinero lo hace. Y si no hay dinero de por medio ¿pa’ qué?. Aunque me gustaría negarlo, no puedo y es patente que el periodismo está siendo actualmente más una industria que un sueño, un sueño que algunos todavía inocentemente queremos conservar. Por eso duele ver el periodismo retratado simplemente como un negocio, ya que si fuera por pelas a otro oficio me hubiera dedicado.

Si el negocio del periodismo tiene problemas no es porque haya poca demanda de su producto” leo en el texto El nuevo periodismo, y yo pienso: dígaselo usted a Miguel Ángel Aguilar, por ejemplo. Periodista que me cautiva a mí y a tantos otros, y al que le acaban de suprimir su columna semanal en el diario de renombre de turno, por no otra cosa, sino por hablar de los problemas en los que se encuentra el periodismo español. Ya no sólo los ligados a la recesión económica, sino y en gran parte a esas, permítanme llamar, adulaciones al poder, ese mismo poder que coarta inagotablemente a periódicos y a periodistas.

Mi más sincera opinión, es que para gran parte de los medios lo único que importa es el clic. ¿Que cuesta menos una lista con diez sitios que visitar en España, o un reportaje hablando en profundidad de uno de esos diez lugares? La respuesta es obvia y los clics son masivos, por lo que la calidad del periodismo se ve reducida a pasos de gigantes. Es obvio que si esto se publica de este modo, es porque los lectores quieren verlo (casi ni leerlo) así. Los medios digamos que se han adaptado, y oiga, qué fácil y barato les ha salido. ¿No habrá sido la adaptación en forma inversa? Quizá esté pecando de escéptica.

Con todo este batiburrillo de ideas más bien poco conexas, quiero decir que es inevitable un cambio en el periodismo, ya que el periodismo tradicional es eso, resquicios de algo que fue en su momento brillantemente bueno, pero que ahora toca mudar. Y que este periodismo actual, a pesar de tener sus ideas útiles y convenientes para esta nuestra generación, la mayoría son como dice el texto, experimentos. Algunos buenos y algunos fatídicos, pero en algún momento tendrá que surgir esa fórmula mágica que cree ese periodismo del que volver a sentirse más orgullosos que nunca. Déjenme soñar con ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s